En esta ocasión queremos presentarles un artículo informativo, con ínfulas de tutorial, sobre los termos eléctricos que ya se encuentran en el mercado y llegaron para remplazar los convencionales termos de gas. Si aún eres propietario de un termo de gas, no pienses que ya no será útil y que de ahora en adelante será obsoleto, pues simplemente los termos eléctricos han llegado al mercado para ser una alternativa más segura, más eficiente y más ahorradora que puedes elegir para remplazar o no tu termo de gas. A continuación, para definir de mejor manera qué es un termo eléctrico, expondremos las diferencias existentes entre un termo eléctrico y un termo de gas.

Termos de gas vs Termos eléctricos

Los termos de gas, como su nombre lo indica, son termos que utilizan algún combustible fósil gaseoso para llevar a cabo la combustión que desemboque en el calentamiento de agua sanitaria. Los primeros termos que llegaron al mercado han sido los de gas, siendo una revolución en su época por el rápido y efectivo calentamiento de agua que generaba. No obstante, para encender un termo de gas, es menester introducir un encendedor o un cerrillo en donde se encuentra el gas en el termo, lo cual, sabiendo que los combustibles fósiles son altamente explosivos, es sumamente peligroso para los hogares o cualquier espacio cerrado.

A raíz de la peligrosidad que conllevaba el uso de gas para el calentamiento doméstico de agua sanitaria, se crearon los termos eléctricos, los cuales utilizan como “combustible” la electricidad. Específicamente, los termos eléctricos tienen en su interior una resistencia eléctrica que al estar conectada a una fuente de energía se sobre calienta y transfiere el calor al agua sanitaria que se ha de calentar. Es decir, a diferencia de los termos de gas, los termos eléctricos no llevan a cabo en su interior ninguna combustión, por lo que no usan combustible fósil, sino electricidad simplemente.

Manual básico de instalación de termos eléctricos

No olvides que, si no estás seguro de lo que vas a hacer, tienes tus dudas al respecto, le tienes miedo a la electricidad o es tu primera vez instalando un termo, entonces llama a un fontanero profesional para que te asista en el montaje. También puedes contratar los servicios de los especialistas Fontaneros para que ellos, por un módico precio, te instalen tu termo eléctrico sin inconveniente alguno. Sin más que añadir, los pasos básicos para la instalación de un termo eléctrico son los siguientes:

  1. Compra el termo eléctrico con las características que se ajusten a tus necesidades. Consejo: a una familia promedio le basta un termo eléctrico programable de 50 litros.
  2. Elige el lugar de instalación más adecuado. Normalmente suele ser cerca de la cocina o el baño, siempre y cuando exista una ventana en el lugar, así como un enchufe eléctrico.
  3. Monta toda la estructura física necesaria donde se sostendrá y dispondrá el termo eléctrico.
  4. Por último, instala el termo eléctrico según las instrucciones del fabricante que puedes encontrar en el manual.